Día Internacional de las Personas Sordociegas – Laura Trejo

Soy una mujer de 46 años con discapacidad múltiple. Aparte de ver muy poco y oír de un solo oído la mitad, no camino y no muevo un brazo. En general se niega muchas veces la presencia de sordoceguera, porque es la situación que más miedo le da al ser humano.

Laura Trejo – Argentina – Escritora

Soy una mujer de 46 años con discapacidad múltiple.

Aparte de ver muy poco y oír de un solo oído la mitad, no camino y no muevo un brazo. En general se niega muchas veces la presencia de sordoceguera, porque es la situación que más miedo le da al ser humano.

Uso lector de pantalla en mi celular y computadora. Creí no poder usar mi computadora nunca más, hasta que aprendí a usar el Jaws (un programa de lector de pantalla) y publiqué un libro. No escribo sobre discapacidad aunque esta implícita. En el texto que les compartimos habla de cómo se siente una cuando no tiene apoyo. Es desesperante y así me sentí muchas veces, pues yo no tengo familia a mi lado. Vivo en una clínica de rehabilitación y cuando necesito algo no se de donde agarrarme.

A continuación el cuento de Laura Trejo.

Cumplía 50 años y sentía que ya no me quedaba nada por delante. Todo había perdido su sabor. La rutina me mataba. Regresar a casa después del trabajo, hacer las cosas del hogar, esperar a mi marido, siempre con cara de saber chupado un limón podrido ¿en qué pensaba cuando me casé. Tenía que darle algo distinto a mi vida. Leí un aviso en el que promocionaban saltos en paracaídas. Esto necesito, me dije. Fui y me atendió un instructor que me convenció de que me lo hiciera El día del mi cumpleaños, como siempre mi esposo no lo recordó y me decidí regalarme la aventura de saltar desde un avión. Decidida fui al aeródromo y mi instructor feliz me dijo todos los pasos. Subimos juntos al aparato y desplegamos. Cuando estábamos a una buena altura, me indica que ya podía saltar. Me saludó con el pulgar en alto y di un paso al vacío. Esperé 10 minutos antes de tirar de la primera cinta. Nada, el paracaídas no abría. Tiro de la cuerda de emergencia y lo debo haber hecho con fuerza porque me quedo con ésta en la mano. Desesperada quería agarrarme de algo y no había nada. Siempre admiré el cielo azul pero lo odiaba en ese momento. Incluso intentaba agarrarme e las nubes pero nada. Lloré como nunca. Movía los brazos como alas y nada. Empecé a desesperarme y patalea. ¡ no quería morir! Se me venían a la mente mis seres queridos, ¡ no puede ser el final! Lloraba y gritaba. Recordaba todas las oraciones de catecismo. El suelo se acercaba. Si caía de pie me rompería todos los huesos. Prefería una muerte rápido y me puse de cabeza. Estaba preparada para el impacto cuando el despertador sonó. Estaba agarrada con fuerza de las sabanas y bañada en sudor Todo fue una pesadilla . Ese día abracé a cada uno de mis compañeros y tenía una sonrisa de oreja a oreja. No me importaba que crean que estaba loca. Tenía vida y podía disfrutar de ella. En casa, esperé a mi esposo con una cena especial. El creía que era nuestro aniversario y lo había olvidado. Aprendí a disfrutar de lo que dios me regala cada mañana.terminó de convencerme que necesitaba emoción .

En el siguiente video Laura muestra como escribe con el amplificador de pantalla

Red social Facebook para encontrar a Laura Trejo

Hay una variedad infinita de limitaciones operativas y situaciones en las que un usuario necesita un servicio en línea particularmente accesible. Es imposible dar una lista completa. Los grandes grupos de usuarios comúnmente mencionados son:

  • adultos mayores
  • personas con dificultades de lectura y aprendizaje, dislexia por ejemplo
  • personas con dificultad para concentrarse
  • personas con discapacidad sensorial
  • personas con discapacidad intelectual

Sordoceguera – ¿Qué es?

Según la “Declaración de las necesidades básicas de las personas sordociegas” (Estocolmo, 1989) el 27 de junio fue declarado “Día Internacional de la Sordoceguera” como homenaje al natalicio de Helen Keller, quien fue la primera persona sorda y ciega en graduarse de una universidad

La accesibilidad beneficia a todos

  • La necesidad de accesibilidad puede ser permanente o temporal.
  • Probablemente cada uno de nosotros necesite servicios accesibles en alguna situación.
  • La situación también afecta: ¿hay distracciones, escuchas en una situación ruidosa y tu propia concentración está en su apogeo?
  • La motivación también funciona: si el contenido o la forma en que se presenta no es inspirador, uno no podrá pellizcar para escuchar, ver y comprender.